bolon_experiments_garsnashero.jpg

Collaborative Conversation #2: Dag Klockby of Gärsnäs

¿Puede hablarnos más sobre usted y su trayectoria en el sector del mobiliario?

Mi trayectoria en el negocio se remonta a finales de la década de los 70, cuando trabajaba en NK Furniture en Gotemburgo, la ciudad que me vio nacer. La pasión que siento por el diseño y la arquitectura es el principal motivo por el que sigo en el sector. Después de estudiar económicas y arte, en 1983 empecé a trabajar con muebles finlandeses en Estocolmo, en una empresa llamada Avarte. Después trabajé en plantilla en Lammhults en Estocolmo entre 1986 y 1988.

Al mismo tiempo, conocí a mi esposa Anna Axelsson, la hija del profesor Åke Axelsson. Pusimos en marcha una empresa llamada Galleri Stolen en 1988. Durante la década de los 90, la empresa se desarrolló y adquirimos una fábrica en Skirö, en Småland, donde fabricábamos nuestros muebles diseñados por Åke Axelsson.

En 2003, fusionamos Galleri Stolen con Gärsnäs AB, que por aquel entonces era propiedad de Expanda, lo que hoy en día es el Lammhult Design Group. El nombre Galleri Stolen desapareció y, en su lugar, llamarnos a la nueva empresa Gärsnäs AB.

Desde la adquisición de Gärsnäs, me convertí en el Consejero Delegado de la empresa. Nuestra pasión por el diseño y el diseño de muebles ha desembocado, con el paso de los años, en una renovación y modificación radicales de la colección original que tenía Gärsnäs. Combinando la dilatada y rica historia de Gärsnäs, el trabajo nos ha conducido al éxito y a disfrutar de un crecimiento favorable. Actualmente, tenemos más de 50 empleados y unas ventas de aproximadamente 100 millones de coronas suecas en 2016.

¿Cuándo se puso en contacto por primera vez con BOLON?

Mi primer contacto con Bolon fue a principio de la década de 2000, cuando conocí a Annica Eklund y a su padre, Lars Eklund. Después de eso, coincidimos con Bolon en diversas ferias, etc. Las reuniones con Bolon siempre han sido positivas y, por mi propio interés, he intentado seguir y leer la información sobre el emocionante desarrollo de Bolon durante los últimos 10-15 años.

¿Cómo fue su participación en el seno de esta colaboración?

Mi participación en este proyecto con Bolon ha sido exhaustiva y bastante activa. Desde el principio, cuando Annika nos preguntó si queríamos formar parte del proyecto, estaba muy emocionado y deseando colaborar con Bolon.

¿Cómo ha sido su experiencia con BOLON? ¿Qué opinión le merece BOLON como empresa? ¿Qué tipo de mobiliario ha elegido para experimentar?

Para mí, Bolon es una empresa que se ha labrado de manera ejemplar una increíble trayectoria, de ser una empresa relativamente tradicional que trabajaba con alfombrillas de vinilo a un nivel y dimensión nuevos. Todo ello con la ayuda de un buen diseño y un marketing y una iniciativa empresarial inteligentes.

Creo que, hoy en día, Bolon tiene una marca muy sólida y bien posicionada en el mercado internacional, que combina un buen diseño con la responsabilidad social y un sólido rendimiento medioambiental. Hemos decidido trabajar con nuestros palés tapizados para sentarse, Elsa y Jac, diseñados por Emma Marga Blanche y Fredrik Färg. Asimismo, experimentamos con nuestro sofá modular PoP, cuyo diseño corre a cargo de Pierre Sindre y Patrik Bengtsson. Por último, pero no por ello menos importante, estamos probando el material en nuestro aclamado sillón en 2016 Hedwig, diseñado por David Ericsson.

 

  • bolon_experiments_garsnas2.jpg
  • bolon_experiments_garsnas5.jpg
  • bolon_experiments_garsnas3.jpg

¿Cómo ha sido trabajar con el material? ¿Ha habido alguna dificultad? ¿Hay alguna ventaja?

El material es nuevo para nosotros y demanda otros requisitos distintos de los de las telas tradicionales. Algunas formas y el trabajo de tapicería complicado no son adecuados, sobre todo no con los conocimientos y la experiencia de nuestros clientes actuales. Sin embargo, una ventaja que presenta el material ligeramente más pesado es la calidad fundamental, que sustituye o supone una alternativa al cuero o a la lona. El desafío consiste en desarrollar más conocimientos y tecnología alrededor de la composición del material y, posiblemente, desarrollar muebles que sean intencionadamente aptos para el material, como pueden ser los muebles para exteriores, etc.

¿Qué opinión le merece el objeto final, ahora que se han utilizado materiales de BOLON? ¿Cómo ha cambiado eso el objeto?

Los muebles tienen una expresión distinta, similar a la de la moda y a cómo lo que llevamos influye en nuestro aspecto.

Los colores y las texturas del material son innovadores, sobre todo la combinación de lana y vinilo. El material tiene una profundidad tridimensional que da una sensación distinta en comparación con la tapicería convencional.

Los muebles confieren un punto más de brillo y lujo y transmiten una sensación más de haute couture.

Para usted, ¿qué oportunidades podrían tener los materiales de BOLON en su producción?

Algunos de nuestros muebles pueden tener una aplicación más amplia. El material, combinado con los muebles, puede hallar su espacio en nuevos lugares, como pueden ser entornos de exterior/interior y, por supuesto, en los restaurantes de los hoteles que precisan belleza y materiales duros que resistan el desgaste y tengan un mantenimiento sencillo.